El uso de reciclaje en el tratamiento de aire higiénico

In Non classé

La contaminación del aire no es un problema en sí mismo. El verdadero riesgo de contaminación es debido al transporte de los contaminantes a través del aire y su posible depósito sobre las superficies (edificios, equipos, personas) a proteger. La protección contra los contaminantes del exterior llegará mediante un control de las presiones relativas, por el uso de sala intermediaria y de filtración de aire. La eliminación de contaminantes emitidos dentro será proporcionado por la renovación del aire, la limpieza y la desinfección. El tratamiento de aire, y el control de los movimientos del aire en la sala son muy importantes para el riesgo de contaminación.

Regulaciones y certificaciones llegaron a imponer o certificar las medidas adoptadas en estos ambientes protegidos, pero nos referimos aquí a la norma NFS90351, que especifica los requisitos de seguridad para el diseño, construcción, operación, mantenimiento y uso instalaciones de procesamiento y el dominio de la calidad del aire en los centros sanitarios.

En comparación con otros países europeos, las tasas de ventilación obligatorias son bastante altas.
Las normas francesas permiten de ‘reciclar ‘ una parte del aire en el área protegida, es decir, para extraer el aire en una sala para pulsarla en otro lugar . Pero qué aire podemos reciclar, ¿en qué condiciones? Tal reciclaje, Es realmente útil?

Varios argumentos hablan a favor de la ventilación por reciclaje:

• Reducir los costes de consumo y el espacio: a diferencia de aire fresco, el aire reciclado es pre-tratado en temperatura y humedad. Este pre-tratamiento reduce los costes de consumo de los equipos, pero influye también sobre el tamaño de la misma.
• Reducir los costes de las instalaciones, que están vinculados a la congestión menos importante del equipo.
• Aumentar la recuperación de energía: entre más débil sea el flujo de aire a través del intercambiador de calor, más importante será la recuperación porque la velocidad de flujo se reduce.
• Reducir la pérdida de calor: incluso si hay un sistema de recuperación de calor, se pierde una parte.
• Reducir los costes adicionales de consumibles: trabajar con aire pre-tratado evita de ensuciar los consumibles tales como filtros, contrariamente al aire fresco que puede contener más contaminantes, humedad, etc.

Gracias a un aporte de aire nuevo de 6 volúmenes por hora impuesta, el local continúa en ligera sobrepresión, impidiendo por lo tanto que el aire de menor calidad entre en la zona tratada y pueda contaminarla. A la inversa, la zona en depresión, evitará la contaminación de las salas anexas.

Trabajando con 100% de aire fresco  con un sistema de recuperación de calor tiene sin embargo, la ventaja de evitar el riesgo de contaminación cruzada. La norma NFS90351, por lo tanto recomienda la separación de tratamiento en función de las zonas de riesgo. Los planes de construcción deben indicar para cada habitación: la clase de riesgo, el sentido aceptable de las transferencias de aire, las condiciones ambientales, y otras cuestiones que afectan al diseño.
Trabajar en reciclaje para una zona de riesgo presenta beneficios para reducir el consumo de energía y la congestión.

El CLINICAIR se basa en los beneficios obtenidos de la experiencia, y permite lograr a largo plazo economías de escala interesante.

Otras recomendaciones de energía están dados por la NFS90351 y son respetados por nuestros HVAC CLINICAIR:

– una velocidad del aire no superior a 2,5 m / s en la sección de la batería para evitar el consumo de energía relacionado con el transporte de aire

– El uso de sistemas herméticos para prevenir el riesgo de inducción de aire (clase mínimo respetado L2)

– La protección de los sistemas con filtros de M6 y F7 filtros.

Recent Posts